(+34) 91 842 85 04 - ¡Bienvenido al portal turístico oficial del Destino Sierra de Guadarrama! adesgam@adesgam.org

Museo Cantero: el lenguaje de las piedras

El granito de Alpedrete es la riqueza esencial que ha dado nombre al pueblo gracias al oficio de la cantería, que le ha acompañado a lo largo de su historia, desde que allá por el siglo XIII canteros del noroeste de España y de Portugal vinieron a trabajar tras terminar la catedral de Santiago de Compostela.

Gracias a ellos, las piedras talladas de este pueblo han repartido su alma y su arte por amplias geografías, desde el suelo más humilde a la iglesia más majestuosa.

El Museo Cantero es el homenaje necesario a un oficio tradicional y a otros oficios artesanos auxiliares pero imprescindibles para el cantero, como las fraguas. Sirve como punto ideal de partida para otros itinerarios naturalistas e históricos en el municipio, formando parte de la Reserva de la Biosfera de la UNESCO, que busca el equilibrio entre el ser humano, el desarrollo y la naturaleza.

El oficio de cantero aún pervive en el museo vivo al aire libre que son las canteras de Alpedrete. En ellas están dibujadas las huellas del buen hacer de siglos de canteros sobre la tierra generosa, enmarcadas por el paisaje a veces dulce y a veces rotundo de su dehesa a las faldas de la sierra de Guadarrama, y que son complemento perfecto a la visita al Museo.

Una buena interpretación nos permitirá imaginar cómo era la vida y el quehacer de aquellas personas recias, sabias y unidas a la piedra, acercándonos a un oficio donde la fuerza y la poesía se juntan para aportar su solidez a obras repartidas por edificios emblemáticos de la ciudad de Madrid, como el Banco de España, y de muchos otros lugares.

El Museo Cantero nos enseñará la gran diversidad de herramientas de corte, talla y labrado de la piedra propias de este noble oficio.

Ya en las canteras, se puede apreciar la infinidad de matices, colores y durezas de un granito que cambia cuando se le trabaja, entre ellos la famosa piedra berroqueña; y cuyo color evoluciona con cada luz del día, mostrándonos su diversidad y su riqueza mineral fundida en las profundidades de la tierra hace millones de años.